• Los bienes raíces en México son una oportunidad de inversión interesante cuando se trata de proteger tu dinero durante una recesión.

    Inclusive durante la Gran Recesión del 2008, cuyo epicentro fue la industria inmobiliaria estadounidense, el sector de los bienes raíces en México demostró su fortaleza. Chécate unos datos:

    • Durante esta crisis, las ventas inmobiliarias en Estados Unidos cayeron un 32 %.
    • Las propiedades estadounidenses perdieron un 52 % su valor.
    • En México las ventas cayeron un 16 %.
    • Las propiedades mexicanas no perdieron valor, sino que ganaron un 5 %, de acuerdo con la Sociedad Hipotecaria Federal.

    ¿Por qué será?, ¿qué tiene de especial esta industria en México?

    Primero, hay que entender que la crisis en Estados Unidos se dio principalmente por un otorgamiento desmedido de préstamos hipotecarios, lo cual ocasionó una burbuja en los precios de las propiedades. Acá en México se cuenta con una regulación hipotecaria mucho más robusta y estricta, no hay créditos subprime como con nuestro vecino del norte, es decir, aquí se le presta solo a quien puede pagar. Además, la penetración de créditos hipotecarios en México apenas representa un 11 % sobre el PIB, mientras que en Estados Unidos es del 70 %.

    Aunado a esto, el hecho de que México es un país en pleno desarrollo agrega ventajas que a futuro pueden proteger una inversión inmobiliaria durante una recesión. Aquí te doy tres:

    1. La alta migración hacia las ciudades: Se espera que, dentro de los próximos 10 años, al menos el 75 % de la población vivirá en zonas metropolitanas, empujando así la demanda por viviendas. Tal es el caso de Guadalajara donde en los últimos 10 años las propiedades han aumentado su valor en promedio un 27 % anual.

    2. Los jóvenes impulsarán vivienda vertical: Actualmente la mitad de la población tiene menos de 30 años, lo que creará en el futuro próximo una demanda interesante por nuevos tipos de vivienda.

    3. Una mayor disponibilidad de créditos: La Asociación de Bancos de México busca que para el 2025 se dupliquen los créditos hipotecarios disponibles para los mexicanos a través de nuevos productos financieros. Facilitando que más gente pueda adquirir una propiedad.

    Mira pongamos un ejemplo:

    ¿Qué habría pasado si en la plena crisis del 2009 hubieras invertido en la bolsa mexicana de valores un millón de pesos?

    Bueno, pues tu ROI, o retorno a la inversión, después de 10 años sería cerca del 65 %. En cambio, si con ese dinero hubieras comprado una propiedad en una zona de plusvalía promedio, tu ROI sería del 112 % después de 10 años. Y en zonas de plusvalía alta, como Riviera Maya, Riviera Nayarit, Nuevo León, CDMX y Guadalajara, ¡el incremento habría sido del 445 %!

    ¡Acuérdate!, más vale inversión en mano, que dinero volando.

    Fuente: ww.morisdieck.com